¿Cuándo se requiere un implante acústico de conducción ósea?

Profesionales

¿Cuándo se requiere un implante acústico de conducción ósea?

Share on facebook
Share on twitter
Share on facebook
Share on twitter

Las soluciones para la hipoacusia varían de acuerdo con el tipo y el nivel de pérdida de audición que presente cada persona. Puede ser que se requiera el uso de audífonos, pero también que necesite un implante. Un pro definirán la mejor opción para usted.

No todas las pérdidas de la audición son iguales. No todas, por lo tanto, pueden ser tratadas de la misma manera. Hay diferentes tipos de hipoacusia y diferentes grados: de leve a profunda, pasando por moderada y severa. 

De acuerdo con el tipo y el grado de pérdida de la audición, serán los especialistas en salud quienes decidan, entonces, si se requiere un implante coclear o un implante acústico. 

Sin embargo, este último suele ser el utilizado para tratar los casos de hipoacusia causados por problemas en las estructuras del oído externo y el oído medio. Los implantes acústicos son los indicados para personas que no pueden usar audífonos convencionales bien sea por patologías como la malformación del oído externo o medio (la microtia y la atresia, por ejemplo) o porque otras soluciones no le prestan el rendimiento suficiente para contrarrestar la pérdida.

¿Cómo saber si necesita implantes acústicos?

Quien define si efectivamente una persona es candidata a un implante y qué tipo de implante se necesita para tratar su hipoacusia, es el especialista en salud auditiva (audiólogo u otorrinolaringólogo, por ejemplo). Son estos profesionales quienes, tras las pruebas necesarias, identifican la condición y la solución óptima que puede recibir la persona con pérdida auditiva. 

El dispositivo acústico se vale de la vibración, ya que convierte en vibraciones los sonidos, enviándolos al oído interno por medio de los huesos de la cabeza, aprovechando la capacidad natural del cuerpo, permitiéndoles a las personas poder escuchar. 

Es decir, el implante acústico evade las partes bloquedas hasta llegar al oído interno, donde las vibraciones se convierten en señales eléctricas que viajan hasta el cerebro, donde se interpreta el sonido. Suena casi como magia, pero es ciencia, investigación y desarrollo. 

Características de un implante acústico

Al igual que el implante coclear, el implante acústico tiene un componente interno (el propio implante) y uno externo (el procesador de sonido). Además, necesita de un pilar o imán que une al procesador con el implante. 

El trabajo conjunto de estas tres partes es lo que posibilita captar el sonido y enviarlo hasta el oído interno utilizando los huesos de la cabeza. Cochlear™ cuenta con dos sistemas de conducción acústica: Osia® y Baha®

Estos requieren de una cirugía que permita realizar el implante y fijarlos al hueso, para que pueda llevar a cabo su cometido. Esa integración se hace con el hueso que se encuentra detrás de la oreja, llamado mastoides. 

Una vez se lleve a cabo la cirugía, habrá que esperar algunas semanas (hasta 12, generalmente) antes de unir el implante con el procesador de sonido. Previo a la cirugía y el encendido del implante —así como después de ello— el usuario deberá hacer parte de un proceso de rehabilitación, para aprender a escuchar con esta solución.

Tenga en cuenta

La información en esta guía es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva. Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear™