Niños con sordera. ¿Qué pasa con mis oídos?

Pudo pasar desde la gestación, es posible que sea por asuntos hereditarios o tal vez lo descubras mientras creces. Son varios los tipos de problemas auditivos en niños y su nivel puede ser detectado por los especialistas a través de un examen de audiometría infantil, así que si requieres ayuda para escuchar bien, los expertos de la salud auditiva te ayudarán. 

La hipoacusia no es otra cosa que el nombre que se le da a la pérdida de la audición. Hipo quiere decir “debajo de” o “escasez de” y acusia significa “audición”. Así que eso: la hipoacusia es una escasez de audición y, aunque no lo creas, es un diagnóstico que tienen muchos niños y adultos en el mundo que pueden llevar una vida normal gracias al acompañamiento de los médicos y al apoyo de sus familias.

 

¿Quiere saber cómo evitar la sordera en niños? ¡Aprende aquí!

 

Así funciona la audición

Escuchar el canto de los pajaritos en la mañana o a tus padres darte los buenos días, a tus profesores mientras estás en clase o a tus amiguitos cuando están jugando son algunas de las cosas que puedes percibir a través de los oídos. 

¿Y sabes cómo sucede?

Pues bien, es muy sencillo.

Lo primero es que los oídos de todos los seres humanos suelen tener tres partes: una de ellas es conocida como el oído externo que es todo lo que puedes ver a simple vista a los lados de tu cabeza.

Sordera en niños

Un conducto auditivo (que es como una especie de túnel) comunica al oído medio, la segunda parte de este órgano que conoceremos. 

Aquí lo que pasa es que se transforman las ondas sonoras en vibraciones a través de tres huesos muy pequeños llamados martillo, yunque y estribo.

 

¿Quieres saber cómo se ven? ¡Mira esta animación!

 

Luego, más adentro, está el oído interno que tiene a su vez la cóclea, una estructura en forma de caracol que transforma las vibraciones del oído medio en señales eléctricas que son enviadas al cerebro y esto es lo que permite, finalmente, que las personas puedan escuchar. ¡Y todo en cuestión de centésimas de segundo! En solo 0,05 segundos, para ser más exactos. ¡Es asombroso!

También están allí los tres canales semicirculares que se parecen a las raíces de un árbol interconectado y lo que hacen es ayudarnos a mantener siempre el equilibrio gracias al líquido del oído. Si mueves la cabeza de forma brusca, el líquido también lo hace y es posible que sientas mareo. Solo cuando este se estabilice te sentirás bien otra vez.

¿Por qué no puedo escuchar bien?

La audición natural ocurre cuando todas las partes del oído funcionan bien y juntas, es decir, cuando el oído externo, medio e interno se comportan como debe ser.  

Si sucede que alguno de estos tiene un problema es posible que exista una enfermedad auditiva conocida como hipoacusia o sordera que significa que la sensibilidad o capacidad de audición disminuye afectando este órgano.

Los motivos pueden ser múltiples: una lesión causada por algún medicamento que te dieron para tratar alguna enfermedad, por una infección en el oído medio o  por estar expuesto a ruidos muy fuertes y repetitivos. También puede ocurrir por factores genéticos o, en los más adultos, por el envejecimiento.

Experiencias de niños con hipoacusia

Hipoacusia en niños

¿Cómo pueden saber mis padres que no estoy oyendo bien?

Hay varias señales que puedes identificar tú mismo o que pueden evaluar tus padres. Algunas de ellas son:

Por ejemplo, en los bebés se puede monitorear si ellos se despiertan cuando hay ruidos alrededor o si no responden a los sonidos con movimientos corporales. Es necesario estar muy atentos porque la detección temprana de hipoacusia es clave en los tratamientos. 

 

Identifique la hipoacusia en niños

 

¡Nuestros representantes pueden asesorarlo! Déjenos sus datos.

Discapacidad auditiva en niños

¿Qué les pasa a mis oídos?

Es posible que mientras tu madre se encontraba en etapa de gestación se haya presentado algún problema de malformación o formación incompleta de algunas estructuras de tus oídos. 

Esta situación le sucede a muchas personas en el mundo que tienen debilidad auditiva moderada o severa de acuerdo con la particularidad de cada uno. 

Esto es conocido como microtia que se evidencia en la alteración de la forma o el tamaño del oído externo, y como atresia que significa que no existe el canal auditivo. 

¡No te preocupes, aunque suene complicado existen soluciones!

Una de ellas es reconstruir, a través de un proceso quirúrgico, el pabellón auricular que es el que puedes ver a simple vista en los laterales de la cabeza. Esta solución será útil para corregir la microtia. 

En el caso de la atresia, existe la posibilidad de reconstruir el canal auditivo externo que es el que hace la comunicación con el oído medio o usar un implante auditivo de conducción ósea que te permitirá oír mejor. 

En cualquier caso, estas opciones siempre deben ser validadas con el médico especialista que evalúa tu caso y la mejor solución para ti. 

 

Aprende más sobre la microtia y la atresia

 

Implantes auditivos

¿Puedo usar un implante auditivo siendo niño?

Claro que sí. En los casos de pérdida auditiva causada por diferentes daños en los oídos existe la posibilidad de usar alternativas para la hipoacusia a través de implantes cocleares o implantes acústicos de conducción ósea. 

¿Cuál es el mejor? 

Bien, para definirlo te contaremos de qué se trata cada uno, aunque recuerda que esta decisión siempre estará basada en las observaciones de tu médico que te ayudará a encontrar la mejor solución para que puedas escuchar mejor. 

Los implantes cocleares son sistemas tecnológicos que contienen dos partes: una que es externa y otra interna que va debajo de la piel y que se coloca por medio de una cirugía. 

Resultan muy útiles en niños que tienen pérdida auditiva severa o profunda en uno o ambos oídos ayudando a mejorar la percepción auditiva, a la vez que mejora la calidad de vida.

De otro lado están los implantes acústicos de conducción ósea que se encargan de transmitir el sonido a través de las vibraciones directamente hacia el oído interno. Este tipo de dispositivos está indicado para niños con hipoacusia conductiva, pérdida auditiva total en un oído o hipoacusia mixta. 

 

Encuentra aquí más respuestas sobre los implantes cocleares.

 

Ventajas del implante coclear bilateral en niños

Aprendiendo a usar mis implantes

Ahora que tienes tu implante comienza un proceso en el que, junto a tus padres, podrás aprender a reconocer las señales auditivas para poder escuchar, hablar o leer. No sientas temor si luego del proceso quirúrgico no oyes como esperabas, pues esto tomará un poco de tiempo mientras te adaptas al implante. 

Será una aventura en la que conocerás nuevas cosas y paso a paso te irás adaptando al uso de tus implantes. 

En casa, las personas que están a tu lado podrán describirte ciertos tipos de sonido o acciones sencillas del día a día como barrer, lavar los platos, limpiar o mencionar los nombres de tus juguetes o los objetos que hay en tu hogar. 

Además, si puedes identificar sonidos como Mmm, Uuu, Aaa, Iii, Shh o Sss quiere decir que vas por muy buen camino. 

Tus cuidadores podrán usar la inflexión en la voz para describir situaciones, te leerán cuentos o historias, harán sonidos de animales u objetos, se moverán junto a ti al ritmo de la música y te indicarán con su voz cada cosa nueva que haces para que la vayas identificando. 

¡Recuerda! Tu terapeuta, audiólogo y psicólogo serán parte fundamental en tu proceso de rehabilitación, por lo que te acompañarán en todo este camino de descubrimiento. 

 

Descubre cómo incentivar hábitos saludables

 

Hipoacusia pediátrica

Lo que puedes hacer con tus implantes auditivos

¿Sabías que los implantes te permitirán llevar una vida normal? 

Así es, con esta tecnología podrás hacer actividades como todos los niños: escuchar música, hablar con tus amigos, ver televisión, hablar por teléfono, jugar fútbol e incluso moverte como pez en el agua mientras nadas (aunque para eso necesitarás alguna protección extra para tus dispositivos que te podemos ofrecer en Cochlear), entre muchas otras cosas. 

Si bien estos implantes son pequeños, estéticos y requieren de ciertos cuidados especiales, podrás desenvolverte en lo que más te guste. 

Aquí te damos algunos consejos para que siempre mantengas a salvo tu dispositivo.

Tenga en cuenta

La información en esta guía es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva. Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear™

Referencias

D1858193