Así se escucha con los procesadores de sonido de Osia® y Baha® 6 Max, de Cochlear™

<i class="fab fa-facebook" aria-hidden="true"></i> Share on facebook
<i class="fab fa-twitter" aria-hidden="true"></i> Share on twitter
<i class="fab fa-linkedin" aria-hidden="true"></i> Share on linkedin

Tener la experiencia de escuchar como usuario de un procesador de sonido representa un giro de 180 grados en su día a día. La tecnología de los sistemas Osia y Baha, de Cochlear™ la enriquecen aún más. 

La rehabilitación auditiva, el proceso de volver a aprender a escuchar que debe acompañar a toda persona que recibe una solución auditiva implantable (implante coclear o acústico y su respectivo procesador de sonido), es un compromiso que cada usuario y su familia o entorno deben asumir con disciplina. 

Entrenar al cerebro para que decodifique de nuevo los sonidos es un camino que se recorre paso a paso, pero que está lleno de descubrimientos maravillosos para los usuarios: no es es solo escuchar las voces de su gente, sino empezar a relacionarse de nuevo con los diferentes espacios con un sentido que no funcionaba correctamente. 

Además, los avances tecnológicos aplicados a los procesadores de sonido han facilitado el proceso de adaptación y enriquecido la experiencia auditiva de los usuarios. Hay que reconocer que los ambientes ruidosos son uno de los retos a los que se enfrentan las personas con hipoacusia, pero los nuevos procesadores han logrado avances para solucionarlo.

 ¿Cómo lo han logrado? De eso habla este artículo.

Direccionalidad: para escuchar lo que se quiere escuchar

Los procesadores de sonido de Cochlear son duales, es decir, tiene un solo micrófono que puede ser unidireccional (capta los sonidos que vienen en una sola dirección) y omnidireccional (capta todos los sonidos a su alrededor). Los procesadores de sonido de los sistemas Osia y Baha cuentan con la opción de activar la direccionalidad de sus micrófonos, para ajustarse al espacio en que se encuentre el usuario y responda adecuadamente a las necesidades auditivas. En los procesadores de sonido de los sistemas Osia y Baha es posible activar y desactivar esta funcionalidad.

Está disponible para los procesadores de sonido Osia 2, Baha 6 Max y Baha 5.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

Reducción del ruido

Para una persona con hipoacusia, usuaria de un procesador de sonido, discriminar mejor lo que escucha es fundamental. Los procesadores de sonido Osia y Baha tienen la opción de reducir el ruido, permitiendo que prevalezcan las voces de las personas sobre lo demás que suena en el ambiente. 

La señal de sonido se analiza para determinar la potencia e identificar el habla para ayudar a identificar el ruido que le rodea. A partir del análisis del ruido, la señal se limpia reduciendo el ruido y amplificando el habla, mejorando así la experiencia auditiva y logrando que sea más fácil para los usuarios identificar los sonidos y entender lo que se le dice. 

Está disponible para los procesadores de sonido Osia 2, Baha 6 Max y Baha 5.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

Reducción del ruido y direccionalidad

Ambas funciones, reducción del ruido y direccionalidad en los micrófonos, pueden trabajar de manera conjunta, logrando que la experiencia sonora sea aún más clara para los usuarios de los procesadores de sonido.

Está disponible para los procesadores de sonido Osia 2, Baha 6 Max y Baha 5.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

Reducción de ruidos súbitos

Con estos procesadores es posible controlar los cambios en el volumen de los sonidos, pues automáticamente reduce la amplificación de ruidos repentinos y breves. Por ejemplo, cuando se quiebra un plato, se detecta el ruido en función de su rápido aumento de nivel y se reduce este de manera automática. La idea es la misma: hacer más agradable la experiencia de escuchar.

La función Reducción de Ruidos Súbitos está disponible solo para el procesador Baha 6 Max.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

La claridad que llega con la ganancia activa

La ganancia activa es un control de volumen automático que analiza el entorno en el que te encuentras y se ajusta en consecuencia. La función ajustará el volumen general para ofrecerte una experiencia de sonido confortable. Estos procesadores de sonido de Cochlear (Osia y Baha) tienen ganancia activa, permitiendo que la audición sea clara, rica y natural, logrando que los usuarios puedan tener una mejor relación con el entorno sonoro en que se encuentren. 

Está disponible para los procesadores de sonido Osia 2, Baha 6 Max y Baha 5.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

Reducción del ruido del viento

Los usuarios de procesadores de sonido saben lo que significa el viento en sus micrófonos: un ruido que dificulta discriminar correctamente los otros sonidos o interrumpe la comunicación con otras personas, haciendo que algunas palabras sean ininteligibles. La reducción del ruido del viento es una función más de estos dispositivos auditivos que ayuda a las personas a escuchar con mayor claridad.

Está disponible para los procesadores de sonido Osia 2, Baha 6 Max y Baha 5.

Así se escucha SIN la función activada:

Así se escucha CON la función activada:

Tenga en cuenta

Pida consejo a su profesional de la salud acerca de los tratamientos para la hipoacusia. Los resultados pueden variar, y el profesional de la salud le indicará qué factores pueden afectar a sus resultados. Lea siempre las instrucciones de uso. No todos los productos están disponibles en todos los países. Si desea obtener información sobre los productos, póngase en contacto con el representante local de Cochlear.

D1950146