Hipoacusia

¿Qué es la hipoacusia?

Aprenda sobre hipoacusia o pérdida auditiva

Se trata de la disminución de la agudeza auditiva o más conocida como el estado de sordera que presenta una persona. 

La hipoacusia afecta a cientos de millones de personas en todo el mundo, es una condición que puede aparecer de varias maneras: de forma gradual, normalmente inducida por el ruido; desarrollada con la edad; o de forma repentina, afectando uno o ambos oídos, y que puede ser generada por problemas en el oído interno, medio o externo, o como resultado de alteraciones en varias partes del oído, puesto que cada una de estas tres partes integran la audición.

La hipoacusia es un término genérico para una variedad de afecciones que producen una degradación del proceso de audición, en pocas palabras, el cerebro no puede dar sentido a lo que los oídos oyen porque la señal auditiva se distorsiona de algún modo. Como resultado, uno de los mayores problemas experimentados por los individuos con hipoacusia es la dificultad para discriminar lenguaje con ruido de fondo.

La pérdida auditiva o hipoacusia puede reducir la capacidad para escuchar sonidos de tono alto y/o de baja frecuencia y puede presentarse en diferentes niveles de afectación: leve, moderada, severa o profunda. Así mismo su intensidad puede cambiar con el tiempo.

Tipos de hipoacusia o pérdida auditiva

Existen diferentes tipos de hipoacusia que afectan a las personas de forma y en grados variables en las diferentes etapas de la vida. El tipo de hipoacusia dependerá de dónde radica el problema (oído interno, externo o medio) y la forma en la que su cerebro procesa el sonido. Se puede sufrir de hipoacusia en ambos oídos (bilateral) o solo en uno (unilateral).

Aprendiendo sobre sordera
  • Hipoacusia conductiva: causada por un problema en el oído externo o medio como acúmulo de cera, infección de oído, perforación del tímpano, acúmulo de líquido o crecimiento anómalo del hueso, que puede dar lugar a una hipoacusia temporal o permanente. Entre las soluciones para la hipoacusia conductiva se incluyen prótesis auditivas y dispositivos de audición anclados al hueso.
  • Hipoacusia neurosensorial: causada por un problema en la cóclea y/o en el nervio auditivo, que es la parte interna del oído que convierte el sonido en información eléctrica y la envía al cerebro. Normalmente se deriva del proceso natural de envejecimiento, enfermedades, o exposición al ruido y determinados tipos de medicamentos. Este tipo de hipoacusia es permanente y también puede ser de origen genético. Entre las soluciones para la hipoacusia neurosensorial se incluyen prótesis auditivas, implantes cocleares e implantes auditivos de tronco cerebral.
  • Hipoacusia mixta: una combinación de hipoacusia conductiva e hipoacusia neurosensorial lo que implica que hay daños tanto en el oído externo o medio como en el oído interno.
    Existe una variedad de causas a las que se puede atribuir esta particular afección.
Hipoacusia en ninos

Grados de hipoacusia o pérdida auditiva

De igual manera, el grado de la hipoacusia también oscila ampliamente, puede ser leve, moderada, severa o profunda y está definida por el espectro de decibeles en los que se dificulte la escucha.

Hipoacusia leve
De 26 a 40 dB
Una persona con hipoacusia leve puede ser capaz de oír los sonidos de las vocales en voz alta, o más intensos, pero puede pasar por alto algunos de los sonidos de las consonantes más suaves.
Cómo detectarlo: las personas con hipoacusia leve pueden tener dificultades para oír a las personas que hablen bajo y a los niños pequeños, ocasionalmente también puede que tengan que pedirle a los demás que hablen más alto o repitan lo que han dicho.

Hipoacusia moderada
De 41 a 55 dB
Además de la pérdida de los sonidos de las consonantes, a las personas con hipoacusia moderada se les hace más difícil escuchar los sonidos de las vocales, esto significa que tienen una incapacidad para escuchar sonidos suaves y moderadamente fuertes.
Cómo detectarlo: las personas con hipoacusia moderada se les dificulta entender las conversaciones si hay ruido de fondo.

Hipoacusia moderada a severa
De 56 a 70 dB
Sin dispositivos auditivos o audífonos la voz humana se hace inaudible y aún con audífonos puede que tenga cierta dificultad para entender las conversaciones.
Cómo detectarlo: una persona con hipoacusia de moderada a severa tiene problemas para oír o entender las conversaciones cotidianas o el sonido del teléfono.

Hipoacusia severa
De 71 a 90 dB
Sin dispositivos auditivos la voz humana es inaudible, pero los sonidos fuertes como el llanto de un bebé o el ladrido de un perro sí pueden ser escuchados.
Cómo detectarlo: una persona con hipoacusia severa ya debería contar con audífonos, en algunos casos, éstos ya no son suficientes para personas con este grado de pérdida auditiva.

Hipoacusia Profunda
De 91 o + dB
Sin dispositivos auditivos la voz humana es inaudible, pero los sonidos fuertes como el de una cortadora de césped o un avión sí pueden ser escuchados.
Cómo detectarlo: una persona con hipoacusia profunda ya debería contar con audífonos, en algunos casos, estos ya no son suficientes para personas con este grado de hipoacusia y sea más eficaz la opción de un implante coclear.

Causas de la hipoacusia

Así como existen diferentes tipos de hipoacusia las causas también son muchas y variadas. La audición supone una transmisión compleja y delicada del sonido a través del oído externo, medio e interno, de modo que el daño en cualquiera de estas partes puede afectar la audición.

De igual manera el envejecimiento, los factores genéticos, la exposición prolongada a ruidos fuertes, algunos medicamentos, las infecciones del oído medio, lesiones en la cabeza y afecciones médicas como la enfermedad de Méniére pueden ser también causantes de hipoacusia.

  • El envejecimiento puede provocar una hipoacusia neurosensorial permanente conocida como presbiacusia. Las personas con presbiacusia apreciarán una disminución gradual de su capacidad auditiva y tienen mayor dificultad para escuchar los sonidos de tono alto, especialmente en entornos ruidosos.
  • Los factores genéticos pueden causar una hipoacusia conductiva, neurosensorial o mixta que pueden presentarse desde el nacimiento o desarrollarse a lo largo de la vida.
  • La exposición a sonidos fuertes (en lugares de trabajo ruidosos como obras de construcción y durante actividades de ocio ruidosas como motociclismo) puede provocar acúfenos (percepción de zumbidos en los oídos) e hipoacusia neurosensorial permanentes con el tiempo.
  • Algunos medicamentos (como los medicamentos ototóxicos) pueden causar hipoacusia neurosensorial, acúfenos (percepción de zumbidos en los oídos) y vértigo (mareos y problemas de equilibrio).
  • Las infecciones del oído medio pueden provocar hipoacusia permanente cuando son prolongadas o se dejan sin tratar.
  • Una lesión, traumatismo o intervención quirúrgica de cabeza puede dar lugar a una hipoacusia conductiva, neurosensorial o mixta temporal o permanente.

Existen enfermedades que pueden causar hipoacusia, algunas de ellas son:

  • Enfermedad de Méniére: esta afecta al oído interno causando hipoacusia neurosensorial esporádica, así como vértigo, acúfenos (percepción de zumbidos en los oídos) y sensibilidad a los sonidos fuertes. En algunas ocasiones, la hipoacusia causada por esta enfermedad es permanente.
  • Enfermedad autoinmune del oído interno: es un padecimiento que provoca hipoacusia repentina en ambos oídos.
  • Otoesclerosis: es una forma de sobrecrecimiento óseo en el oído medio que afecta el movimiento de los huesecillos del oído medio, lo que puede causar una hipoacusia conductiva.
  • Neuropatía auditiva: es una forma de hipoacusia neurosensorial causada por un daño o malfuncionamiento del nervio auditivo.

Hipoacusia en niños

Aproximadamente 3 de cada 1000 bebés nacen con hipoacusia permanente, lo que hace de la hipoacusia uno de los defectos de nacimiento más frecuentes. La mayoría de los niños que nacen con hipoacusia pueden ser diagnosticados mediante un cribado o tamizaje de audición, pero en algunos casos, la hipoacusia puede ser causada por infecciones, traumatismos y niveles de ruido perjudiciales, y el problema no surge hasta más tarde durante la infancia. Por esto es importante que se evalúe con regularidad la capacidad auditiva durante el crecimiento. Si su bebé no supera el cribado de audición, esto no significa necesariamente que tenga hipoacusia debido a que la presencia de restos o líquido en el oído puede interferir con la prueba, a menudo se repite para confirmar el diagnóstico.

El 92% de los niños con hipoacusia permanente nacen de padres que oyen (Mitchell & Karchmer, 2004). El 8% restante de los niños con hipoacusia permanente tienen uno o ambos padres con hipoacusia.

Si su bebé no pasa el cribado de audición inicial, es importante que se repita la prueba máximo 3 meses después de manera que pueda iniciarse cuanto antes el tratamiento.

La información en este sitio web es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva.

Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear.
Conozca la política de privacidad para Colombia. 

Copyright © 2018 Cochlear Ltd. All rights reserved