¿Por qué los procesadores de sonidos de Cochlear son discretos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los procesadores de sonido son partes electrónicas externas que conforman el denominado sistema de implante auditivo. Son codificadores de sonidos que llevan las ondas hacia el componente interno, donde se transforman en impulsos eléctricos que llevarán las señales auditivas al cerebro, para ser decodificadas, permitiendo escuchar a las personas con hipoacusia. 

¿Qué tipos de patologías de la audición pueden ser tratadas con un implante auditivo?

Existe un padecimiento de la audición muy común. Se llama hipoacusia y ocurre cuando las personas, por diferentes factores, pierden la audición de alguno de sus oídos. O ambos, incluso. El grado de pérdida auditiva puede ir de leve (si el umbral auditivo no sobrepasa los 40 dB HL) a profundo (si el umbral es mayor a  80 dB HL).

Cuando la pérdida auditiva es leve o moderada se pueden emplear audífonos, aparatos electrónicos que se instalan detrás de la oreja del oído afectado —aunque también existe una opción de audífonos intracaneales— y posibilitan una audición mejor, amplificando el sonido. 

Cuando las pérdidas son severas o profundas, el posible tratamiento es un implante coclear. Los implantes se encargan, como ya se ha mencionado, de enviar las señales que son captadas por los micrófonos del procesador de sonido hacia el haz de electrodos que se encuentra dentro de la cóclea, para que desde allí sean enviados, a través del nervio auditivo, hasta la corteza cerebral auditiva donde son interpretados.

Pero, además del procesador y el implante, es necesario adelantar un disciplinado proceso de (re)habilitación.

Partes de un implante coclear para la pérdida auditiva

Como ya se ha mencionado, una solución implantable consta de dos partes fundamentales: el implante (o componente interno) y el procesador de sonido (o componente externo).

Procesador de sonido

Es el componente externo y puede ser retroauricular (BTE) o puede estar fuera de la oreja (BTE). Está unido al componente interno por medio de una antena o bobina que a su vez contiene un imán.  Se compone también de dos micrófonos que reciben los sonido del entorno y un decodificador que envía la señal sonora al receptor/estimulador del componente interno.

Componente interno o implante

Se compone de un receptor o estimulador que se encarga de recibir la información del componente externo y transmitirla al haz de electrodos. Este es el responsable de producir la estimulación eléctrica que excita las fibras nerviosas de la cóclea y envía el sonido al nervio auditivo.

Audición con implante

El implante coclear se le aplicará si su pérdida auditiva sobrepasa los 90 dB y si no presenta contraindicaciones o predisposiciones negativas frente al implante. Es el especialista en salud auditivo quien tomará esa decisión. 

Como complemento a los implantes, se pueden utilizar los llamados sistemas de FM, que tienen como función llevar el sonido de un lugar más alejado. Por ejemplo de un profesor o un orador —quien se coloca el dispositivo— al usuario de implante o audífono, directamente al procesador de sonido para que la señal sea escuchada mucho más limpia. Estos sistemas disminuyen la contaminación sonora (los problemas de acústica que existan en un entorno), los ruidos de los autos, la música de fondo o cualquier otro tipo de sonido que impida una buena audición. 

En algunas circunstancias (cuando el oído externo o el medio están afectados) se necesita de otro tipo de implantes: los acústicos de conducción ósea. Estos constan de un procesador de sonido que capta las señales a través de los micrófonos, las convierte en vibraciones y las envía al implante colocado en el hueso  mastoides, por donde se dirigen al oído interno. 

>>Conozca los dispositivo inalámbricos de Cochlear<<

Ventajas del uso de implantes con alta tecnología

Cochlear™ desarrolló una serie de productos para contrarrestar los problemas de audición. Se trata de procesadores de sonido sofisticados, generadores de bienestar físico y social para sus usuarios.

Los implantes cocleares y acústicos de Cochlear pueden lograr una mejora considerable en su nivel de audición y, además, son discretos para quienes los usan. Estos sistemas se colocan detrás de su oreja o por fuera de esta. Su discreción se debe a su tamaño, que los hace confortables sin que pierdan potencia y rendimiento. 

El procesador de sonido del Sistema Osia®, por ejemplo, es delgado, liviano y discreto, pues su espesor es de 10,4 milímetros. Eso sin que se vea menguada su potencia o las prestaciones que le entrega a sus usuarios.

También está el procesador Kanso®, con sus 11,4 milímetros de espesor, es ligero y pequeño, pero no por eso menos poderoso. 

Otro de los procesadores es el Nucleus® 7, discreto también. Es un dispositivo de uso externo que se utiliza detrás de la oreja. 

Todos estos procesadores cuentan con tecnología Smart Sound® IQ, que optimiza automáticamente la experiencia sonora basada en un clasificador de escenas o programas, escaneando el ambiente y seleccionando la que mejor se adapta al entorno, brindando un mejor desempeño auditivo.

Es decir, el clasificador de escenas (SCAN) realiza:

Estos procesadores de sonido permiten una mejor recepción de los sonidos del ambiente (en tiempo real) y son modelos discretos (para la comodidad de su usuario). Además, algunos modelos más avanzados son compatibles con los teléfonos celulares.

>>Encuentre aquí si su procesador de sonido es compatible con su teléfono móvil<<

Las conferencias, llamadas telefónicas y conversaciones no quedarán a medias con estas nuevas herramientas que mejoran nuestra salud auditiva.

Tenga en cuenta

La información en esta guía es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva. Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear™

D1844384