Cómo Phoebe encontró su alegría en un Kanso. Testimonio de un implante coclear

<i class="fab fa-facebook" aria-hidden="true"></i> Share on facebook
<i class="fab fa-twitter" aria-hidden="true"></i> Share on twitter
<i class="fab fa-linkedin" aria-hidden="true"></i> Share on linkedin

Conoce esta increíble historia y descubre cómo el procesador de sonido Kanso le puede cambiar la vida a tu hijo. Testimonio de una usuaria de implante coclear.

Enterarse de que un hijo nace sordo o que a medida que crece comienza a tener problemas de audición, puede resultar ser una noticia que le cambia el panorama a cualquier madre y que impone retos a la vida del pequeño.

Así lo sintieron Cynthia y Javier Santillán, los padres de Phoebe, una niña de 7 años del Sur de California, en Estados Unidos, con pérdida auditiva profunda.

Sin embargo, ese sentimiento de angustia logró transformarse al descubrir que existía una solución: un implante coclear que podría mejorar la manera de ser, sentir y escuchar para siempre. Phoebe fue una candidata perfecta.

¡A tener en cuenta!

La detección temprana de la hipoacusia es fundamental, toda vez que permite actuar a tiempo y empezar lo antes posible con los procesos de aprendizaje en el uso y la escucha con el dispositivo, así como con la rehabilitación, obteniendo mejores resultados.

El tipo de implante y procesador de sonido que deberá usar el menor, será aquel que se adapte mejor al tipo de pérdida auditiva, bien sea conductiva, neurosensorial o mixta. Vale la pena recordar que, entre más rápido se actúe más posibilidades se tienen de lograr un óptimo resultado. Sin embargo, un especialista en salud auditiva debe ser quien lo indique.

En el caso de Phoebe, se trató de una pérdida auditiva neurosensorial, que logró tratar con un implante coclear asociado al procesador de sonido Kanso®, el primer modelo fuera de la oreja desarrollado por Cochlear™.

¿Quieres saber cómo? No te pierdas este testimonio de implante coclear y descubre como un Kanso favoreció la vida a una niña y su familia.

Así como Phoebe, hay cientos de niños que pueden volver a escuchar gracias a los implantes auditivos y los procesadores de sonidos. Las soluciones para la hipoacusia son una realidad y pueden ser la solución que su hijo necesita para llevar una vida sin limitaciones y pueda llegar a ser todo lo que sueña ser, para que pueda disfrutar de las risas, la música y los sonidos del mundo.

Como dice Cynthia, la madre de Phoebe, “hay soluciones y hay esperanza”.

Tenga en cuenta

La información en esta guía es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva. Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear™

D1827405