La experiencia de audición de Holman, un usuario del Sistema Osia®

<i class="fab fa-facebook" aria-hidden="true"></i> Share on facebook
<i class="fab fa-twitter" aria-hidden="true"></i> Share on twitter
<i class="fab fa-linkedin" aria-hidden="true"></i> Share on linkedin

La vida de una persona con hipoacusia (pérdida auditiva) puede dar un giro de 180 grados al recibir un implante auditivo. Eso le ocurrió a Holman Mesa cuando recibió su implante. Es usuario del procesador de sonido Osia 2, de Cochlear™.

Se llama Holman Darío. Lo primero que dice de sí mismo es que es el padre de Liam Andrés. Y cuando hace un recuento de sus sonidos favoritos los que incluye son los que hace su hijo. Su lista empieza y termina con ellos. ¿Cuáles sonidos? Todos: la risa, el llanto, los gritos…

Si hay personas que saben qué es lo que les gusta escuchar o qué echan de menos oír, esas son las personas con hipoacusia. Y lo saben porque los perdieron. O porque, gracias a la ciencia, pudieron recuperarlos. Y cuando se habla de ciencia lo que está en el escenario son los implantes auditivos. Holman Darío tiene uno, es una persona hipoacúsica implantada. Gracias al Sistema Osia, de Cochlear, pudo volver a escuchar.

Desde los 16 años notó que su audición estaba desmejorando, que las voces a su alrededor se iban haciendo cada vez más inaudibles, que los sonidos se le iban escapando. 

“Ahora que tengo este procesador, mi vida es lo mejor para mí”, dice. Y ese procesador es el Osia 2, porque Holman necesitó de un implante acústico o de conducción ósea para tratar su hipoacusia y escuchar nuevamente.

Cuándo se necesita un implante acústico

Los implantes de conducción ósea o acústicos son la solución para los problemas del oído externo o medio que bloquean el paso de las ondas sonoras hacia el oído interno. 

Los casos de hipoacusia conductiva, la Sordera Neurosensorial Unilateral (SSD) o la hipoacusia mixta pueden encontrar una solución con los implantes de conducción ósea. Pero será el médico tratante quien podrá definir, con exactitud, la necesidad de estos.

En el caso de Holman sí que fueron la solución. “Este procesador fue, para mi familia (mis padres, mi esposa, mis hermanas, mi hijo), el cambio más estupendo que ellos pueden haber recibido de mi parte. 

>>Cómo funciona un implante acústico<<

Beneficios del Sistema Osia

Entonces, el Sistema Osia puede ser una solución implantable para los casos de hipoacusia conductiva, SSD y para la hipoacusia mixta.

Su procesador de sonido es discreto y confortable. Mide apenas 10,4 milímetros. Además, cuenta con la tecnología SmartSound® iQ, que adapta automáticamente los sonidos según el entorno.

Con este dispositivo es posible:

Si usted, un pariente o un conocido sospecha que tiene pérdida auditiva, es importante confirmarla. Consulte con los especialistas. 

Tenga en cuenta

Pida consejo a su profesional de la salud acerca de los tratamientos para la hipoacusia. Los resultados pueden variar, y el profesional de la salud le indicará qué factores pueden afectar a sus resultados. Lea siempre las instrucciones de uso. No todos los productos están disponibles en todos los países. Si desea obtener información sobre los productos, póngase en contacto con el representante local de Cochlear.

D1974298